L a pequeña casa del encantador pueblo de Deiá contaba con un absoluto aprovechamiento del escaso espacio que la Sierra de Tramuntana cede a sus pobladores. La organización era fundamental para no perderse entre tantos pedazos de huesos, cerámicas, sílex, maderas que iban apareciendo de las excavaciones. Todo había que limpiarlo cuidadosamente con agua, utilizando pequeños cepillos de dientes, y clasificarlos según origen y estrato donde fueron hallados, para tratar de recomponerlo posteriormente. Un inmenso rompecabezas del que no se contaba con información fehaciente.  Y Carlos nos guió...

Carlos Morell era el único representante mallorquín entre aquel grupo de investigadores. Era codirector del Museo de Deiá y coordinador de las relaciones de la pequeña muestra del pasado mallorquín con el Museo de Mallorca. Titulado en arqueología por la Universidad de Barcelona, estaba preparando su tesis para conseguir, también, el doctorado por la Universidad de Oxford. Y de la mano de Carlos y de William se inició nuestra aventura a través del túnel del tiempo. Situación en el mapa de Mallorca

El archipiélago de las Baleares siempre ha estado conectado con la Península Ibérica. Cualquier clara mañana se hacen perfectamente visibles las costas de las distintas islas y del continente siguiendo el eje geográfico Menorca, Mallorca, Ibiza y Cabo de la Nao, en Alicante. Esta conexión abarca todos los aspectos: físicos, políticos y culturales. Ahora bien, han existido áreas de inmediata influencia. Se pueden considerar de la misma corriente cultural todos los yacimientos hallados dentro del arco geográfico que se extiende desde el golfo de León (Francia) hasta el Cabo de Gata (Almería). La presencia de seres humanos en las Baleares se remonta al período Neolítico europeo (5000 a 3000 años antes de JC), datación realizada siguiendo el método llamado del carbono 14 sobre la base de los restos hallados en la cueva de Son Muleta (Sóller), Son Matge(Valldemossa) y Son Gallard (Deiá). Entrada al Museo Arqueológico de Deiá

Los primeros yacimientos habían producido gran cantidad de restos humanos perfectamente estratificados que, con los huesos del Miotragus Balearicus, un animal mezcla de antílope y gacela endémico de las Baleares, al que se cree extinto hace 40.000 años y de los que se encontraron restos, en 1962, en la cueva de Son Muleta, venía a demostrar que aquellos primeros mallorquines eran cazadores. Carlos Morell nos hacía viajar al más remoto pasado balear y lo expuesto en las vitrinas del pequeño Museo de Deiá era fiel prueba de ello. Toda Baleares era un gran museo. Los distintos yacimientos se encontraban esparcidos por toda su geografía. Los almendros florecen en Febrero

Una de las facetas que todo arqueólogo tenía la obligación de practicar era la prospección sobre el terreno, deambular por el campo sin ninguna meta prevista y tratar de "ver", con la imaginación, dónde podrían situarse nuevos yacimientos. La vista del estudioso del pasado debía de ser aguda. Piedras que normalmente no llamaban la atención, podían convertirse en murallas o en casas, gracias a algún trocito de cerámica o de sílex encontrado por casualidad.

William Waldren, poseía un aguado sentido arqueológico conseguido tras muchos años de experiencias. Paseando por las tierras de Son Ferrandell y Son Oleza, visitaba los talayots allí existentes, enormes moles pétreas conocidas por los lugareños desde siempre. A unos cien metros del Talayot número uno, en un terreno semejante a cualquier otro, Waldren vio llamada su atención por unas puntas de piedra extrañamente alineadas entre sí que sobresalían de la tierra adyacente. Después de una inspección más profunda, fue apareciendo una ingente cantidad de pedazos de cerámica pretalayótica, fácil de reconocer por el arqueólogo ya que en su tesis doctoral ya hablaba de ella... William Waldren, el arqueólogo Talayot de Torralba (isla de Menorca)

-Qué raro - se dijo - por aquí no parece haber ninguna cueva.-

Siempre se había pensado que los antiguos moradores de las Baleares, anteriores a la Cultura Talayótica, habían sido cavernícolas. Ahí estaba la tesis del padre Veny y otras muchas. Incluso se la había denominado la "Cultura de las Cuevas". Aquel extraño lugar estaba situado en la falda del Puig de la Moneda, de modo que Waldren pensó que la cueva, origen de la cerámica, se podía hallar un poco más arriba. ¡No!, no encontró ningún rastro de ella y el arqueólogo decidió sondear el terreno un poco más profundamente, y a medida que lo removía, la acumulación de pedazos de cerámica era cada vez mayor. Apareció la base de lo que debió ser una antigua muralla, apenas a unos treinta centímetros de profundidad. Y así, con suma paciencia, fue desenterrándose en primer poblado pretalayótico de Mallorca. Aquel descubrimiento, que recibió el nombre de Ferrandell-Oleza, por estar situado en aquellas fincas de la comarca de Valldemossa, obligó a dar un giro de noventa grados a la Prehistoria Balear. Nos dio una clara idea de cómo vivían nuestros primeros payeses, ya que los yacimientos anteriores, (Muleta, Son Matge y Son Gallard), eran de tipo funerario. Hasta nuestros días, es estudio de la vida doméstica pretalayótica, se hallaba en el mundo de las hipótesis.

Carlos Morell nos acompañó hasta el poblado. Saltamos una verja y el perro de la finca de Son Oleza nos recibió moviendo alegremente su rabo. Muchos eran los años que se llevaban trabajando en el lugar y había tenido tiempo sobrado para hacer amigos. Apenas a unos cien metros en dirección sur, aparecieron los primeros talayots, una escasa distancia para un vacío histórico de doscientos años. Es decir, aquel poblado fue abandonado por alguna razón y, pasados dos siglos, ya en la Edad de Bronce, se construyeron aquellos talayots. Lo que ocurrió durante aquel período más o menos oscuro entraba en el campo de las especulaciones y era sumamente extraño que no se reutilizara el mismo asentamiento. La excelente conservación del poblado Ferrandell-Oleza podía haber sido posible gracias a un hecho aparentemente contradictorio: La utilización de las piedras que formaban la muralla y las casas en posteriores construcciones contribuyó a que el yacimiento quedara a ras del suelo en tiempos muy lejanos, cubriéndose posteriormente por la tierra que los siglos aportan.

Una muralla rectangular rodeaba el poblado. Muy difícil era calcular la exacta altura que debió tener, Carlos Morell creía que unos tres metros y, de inmediato, surgió la pregunta. Si nos hallábamos ante los primeros grupos sedentarios de la isla, ¿Por qué una muralla?. Hasta hoy los arqueólogos no habían encontrado ningún artefacto que pudiera recordar un arma, lo cual no significaba que no las tuvieran. Primera criba sobre miles de pedacitos A partir de aquel punto ya estábamos especulando pues cualquier pedazo de sílex, utilizado para supuestas tareas domésticas podía, fácilmente, ser convertido en una lanza o en un venablo. Por otra parte, las murallas no tenían siempre una función defensiva. También podían ser levantadas para adquirir prestigio social, hecho bien conocido por nuestra actual sociedad. La muralla tenía dos puertas, una orientada al norte y otra, mucho más elaborada, orientada al sur. Aquella última presentaba una característica muy peculiar, franqueando el umbral aparecía, a mano izquierda, una especie de nicho o garita formando parte de la misma muralla. El lugar era demasiado grande para albergar sólo a un centinela y demasiado pequeño para los aperos y demás útiles de trabajo. ¿Qué función debía de tener? Nuestros arqueólogos se encontraban siempre nadando en un mar de preguntas sin fin. Cuando creían haber dado con una respuesta, aparecía algo nuevo y debían volver a empezar. El gran hallazgo, el Miotragus

Carlos Morell iba describiendo el poblado a medida que avanzábamos hacia su interior. La puerta sur nos condujo a un pequeño reducto empedrado muy elaborado, aparentemente un patio de distribución. Allí apareció la primera vivienda. De forma absidal, aquella podía albergar a toda una familia cómodamente. Los hallazgos apuntaban hacia un clan familiar no superior a treinta individuos. Sus ocupaciones primordiales eran la ganadería, ovejas, cabras y vacas, y una incipiente agricultura. Habían desarrollado una gran industria lítica. El abundante sílex hallado había dado respuesta a multitud de interrogantes sobre aquellos primeros payeses. El desgaste producido en el filo de aquellas piedras, observado al microscopio, nos daba una clara idea de cómo fue utilizado. Carlos Morell se había especializado en aquel tema y él mismo había reconstruido, con pedazos de sílex, una hoz tal y como se supone era hacía cuatro mil años. En la zona este del poblado no se habían hallado restos de habitáculos humanos, por lo que se creía eran los corrales. Precisamente allí eran dónde había surgido la datación más antigua: 2.000 años a.C., con un margen de error de unos 65 años según el método del Carbono 14. Limpiando y catalogando

Regresamos al área de las viviendas. Carlos Morell iba dibujando con sus explicaciones donde se encontraban los pequeños patios, las cocinas, los talleres de sílex. La imaginación nos transportaba a la lejana Prehistoria Balear, cuando hombres barbudos y mujeres de enmarañados cabellos, vestidos con pieles de animales, vivían en aquel poblado. No tenían porqué ser muy distintos a nosotros. Lo ciertos era que sus necesidades eran básicamente las mismas: comer, beber, dormir y procrear. Llamaba la atención una acequia de piedras que cruzaba el núcleo central de las viviendas. Descendía en diagonal desde el vértice nordeste de la muralla. Al principio se pensó que bien se podía tratar del abrevadero del ganado, aunque su situación no parecía ser la más adecuada para aquel fin. La proximidad de las viviendas, prácticamente formando parte del mismo canal, hacía suponer que aquel poblado poseía un sistema para transportar el agua directamente a las casas. Yacimiento de Son Ferrandell-Oleza No se habían descubierto manantiales ni pozos en los alrededores, pero sí un receptáculo que bien hubiera podido ser un depósito de agua. Nos hallábamos ante una obra de ingeniería singular para un poblado tan alejado en el tiempo, y que venía a demostrar el sentido práctico de nuestros antecesores. Además, la situación del supuesto aljibe, se encontraba fuera de la muralla, sustentaba la hipótesis de que aquella no tenía un carácter bélico-defensivo.

Habíamos visto cómo vivían, cómo construían y con qué lo hacían nuestros lejanos antepasados, pero... ¿De dónde provenían?.

Carlos recogió la pregunta y, aunque existían todavía ciertas polémicas sobre el origen de los pobladores pretalayóticos, él, junto con William Waldren, opinaban que pertenecían a la Cultura del Vaso Campaniforme, que se había extendido por toda Europa durante el Neolítico Superior. Todavía no se habían hallado ninguno de los vasos cerámicos, que daban nombre a aquella cultura, en toda la isla. A pesar de todo, las tazas sin asa o bols reconstruidos en Deiá, tenían todas las características del peculiar movimiento cultural.

Regresamos al Museo Arqueológico de Deiá y allí, junto a un enterramiento en cal, destacaban unas pequeñas piezas cónicas de construcción porosa. Costa de Mallorca Carlos nos explicó que aquellas pequeñas "cosas " siempre habían sido halladas junto a los huesos pelvianos de los esqueletos femeninos. Un diminuto cartel aclaratorio señalaba: "Piezas utilizadas como método anticonceptivo".

Algunos datos sobre el pueblecito de Deia

Nuestro anfitrión sugirió que, asimismo, podrían tratarse de los antecedentes a los tampones menstruales.

También las mujeres de la Edad de Piedra Balear conocieron algunos trucos.

Algunos datos sobre Deià

Indice Europeo Indice Asiático Indice Africano Indice Norteamericano Indice Sudamericano Indice Australiano & Pacífico

Regresa a la Portada

Hecho por © Antoni Ramón Bover (2001)